viernes, 22 de noviembre de 2013

El Bingo de las Palabras

Hola, aquí os dejo un material interesante que he creado, que no inventado, para trabajar en el ámbito de la lecto escritura. Se trata de "El Bingo de las Palabras".
Con este juego podemos trabajar aspectos como la correspondencia entre grafema/fonema, reforzar la conciencia fonológica y/o utilizar las vías para reconocer el significado de las palabras como son la ruta visual y la fonológica. 
Es evidente que las y los alumnos deben tener adquiridas unas competencias básicas en la lecto-escritura.
Se trata básicamente de un ejecicio destinado a conseguir reconocer las palabras directamente a través de la ruta visual mediante un refuerzo sonoro. 
Las palabras que componen los cartones del Bingo repasan además reglas ortográficas básicas como la correcta utilización de los grafemas B/V, G/J, Y/LL C/Z y H. Otros de los aspectos interesantes es que favorece la atención y la refuerza la capacidad de escucha activa.
Como sabemos, el juego en sí mismo es un elemento motivador que, normalmente, fomenta la atención y la participación. Yo lo utilizo ocasionalmente en las clases de Lengua con las y los alumnos del Ciclo TVA (Transición a la Vida Adulta) de Educación Especial y, la verdad, es que siempre resulta una actividad interesante.
El Bingo de las Palabras está compuesto por 21 cartones (3 para cada regla ortográfica y 6 variados) y sus correspondientes fichas. Como podréis comprobar no cuenta con grandes alardes técnicos en su "fabricación" pero considero que se trata de un material muy funcional.
El material está diseñado para descargar, imprimir, plastificar (recomendado) y recortar y se presenta en formato JPG para imprimir en tamaño A4 en dropbox.
¡Espero que os guste!

miércoles, 26 de junio de 2013

Gallines amb sabates

Hace unas semanas estuve en Cosa con mis hijos. Allí disfrutan, son inmensamente felices. La gente que solemos ir al pueblo ya sabe de lo que hablo.
El caso es que una de las noches, cuando estaba en la cama con mi hijo Joan, después de leer un cuento y charrar sobre varios temas y cuando pensaba que dormía ya hace rato, comentó sobresaltado:
- Eeeeh, que les gallines no tenen sabates !!!
-No Joan, no -contesté- ni els conills tampoc...
- El conills tampoc...-dijo-
- Ni les ovelles.
- Les ovelles tampoc... - susurró Joan-
Y así, su respiración se fue volviendo pausada y se durmió profundamente.
Seguramente, su mente estaba dando otra vuelta por el corral de la Matilde...

viernes, 31 de agosto de 2012

Trasmoz


Hay días chulos, días en los que vuelves  a casa con una sensación agradable, con la sensación de haber  vivido algo inesperado y diferente. No quiero exagerar tampoco, pero pasar la mañana en Trasmoz, un pequeño pueblo de Zaragoza, ha sido sin duda una experiencia que recordaremos durante tiempo.
Insisto en que no se trata de un acontecimiento extraordinario, más bien todo lo contrario, fue un encuentro con lo cotidiano, con gentes que viven y trabajan con pasión, disfrutando de la vida y trasmitiendo esa sensación.
Así fue el encuentro con Curro, del cual leímos algo los días anteriores de subir a dormir en el Moncayo. Mi amigo Ramón, que tiene un ojo clínico para estas cosas, dió con ellos y también con las Bodegas Pagos del Moncayo para completar la salida montañera (en casa reposan unas botellas de Garnacha y Syrah esperando la ocasión).
El caso es que llegamos a Trasmoz, preguntamos por las mermeladas y nos indicaron la casa "si que deben de estar porque su coche está ahí...". 
Y así fue como Curro nos abrió las puertas de su casa con una sonrisa que no abandonó durante toda nuestra visita, nos enseñó el obrador donde crea sus mermeladas y en el cual nos cantó su pegadiza canción que, al menos a mí, aún me persigue "no sé si me saldrá bien porque mi mujer no está, pero se os ve buena gente y os la voy a cantar...". Nos habló de su pueblo, de las cosas curiosas que allí pasan, brujas, secuestros famosos, la santa inquisición, Bécquer, el grupo musical Puturrú de Fuá y, como no, de sus Mermeladas de autor Bubub.
Hoy, varias semanas después, cuando pienso en Trasmoz tengo la misma sensación chula que tuvimos allí y también la certeza que siempre encontraremos gentes en Aragón ocupadas y preocupadas por crear en los pequeños pueblos como Trasmoz un lugar donde vivir.



Pd.- Curro tenía en su mínima oficina/almacén un panel de corcho en el que podías ver reseñas de prensa, papeles de trabajo y una pequeña carátula de la película "La ciudad no es para mí"...
Si pasáis por Trasmoz, no dejéis de visitarlos... y me compráis una de tomate picante o de mandarina y calabaza !!


miércoles, 13 de julio de 2011

Cosas de "papis". Cosas de hijos II

Buscar, ver y...SONREIR...
Hace unos años, y supongo que en esto algo tendra que ver el tener hijos, no me había planteado, así en serio, la cuestión de la vida, el milagro de vivir.
Vas viviendo y vas coleccionando momentos, emociones, vivencias, amistades y esas cosas.
No pretendo, ni mucho menos, filosofear con esto (más que nada porque no tengo ni idea de cómo se filosofea).
La cuestión es que desde que dos gametos, el masculino y el femenino, tienen la suerte de unirse y crear una célula con una capacidad increíble para reproducirse, comienza la historia. En tan sólo 40 semanas millones de células darán origen a un ser humano (tampoco me voy a recrear mucho más en esto). Y en unos pocos meses ese ser humano, ese niño, será capaz de buscarte con la mirada únicamente para sonreirte.
Es lo que hace desde hace un tiempo nuestro hijo Joan. Te mira y sonríe. Busca tu mirada sólo para sonreirte. Esta acción, de aparente simpleza, le da sentido a muchas cosas.
Mientras Joan gatea, juega, parlotea, se pone de pie o se sube por las escaleras, siempre hay un momento en el que busca que tus ojos se encuentren con los suyos para sonreirte.
Hace unos días ha cumplido un año y sus ojos siguen buscando tu mirada para dedicarte una sonrisa, y con esa sencilla acción es capaz de tantas y tantas cosas día tras día... Me tiene maravillado.
Así de fácil o de difícil, no sé.
¿Os imagináis que la gente por la calle buscase miradas tan sólo para devolverles una sonrisa? Estaría bien, no?
En fin, que gracias por sonreir Joan, espero que no dejes de hacerlo nunca.

lunes, 21 de marzo de 2011

Cosas de "papis". Cosas de hijos (I)

Hace poco tiempo dos de mis fieles "seguidoras" (he de decir que no tengo muchas/os más) me comentaron qué pasaba con mi blog que ya no escribía.
La verdad es que esto de tener un blog es algo parecido a parir un criatura, creas algo que permanece en el tiempo y debes cuidar y alimentar a base de entradas. Yo ya dije, al inicio de esta andadura bloggera, que no era muy constante y que soy algo anárquico, cualidades estas que espero no desarrollar durante mi vida como padre de unos hijos de carne y hueso nada virtuales.
Digo esto porque a mis seguidoras les dije que tenía pensado escribir algo precisamente relacionado con mi reciente segunda paternidad, y también sobre la primera, ya que no recuerdo ninguna entrada relacionada con mis hijos.
He de decir también que el blog nació mediante un nacimiento programado a través de la asignatura "Informática Aplicada" de la carrera de magisterio que estoy cursando y sus contenidos estaban, más o menos, establecidos. Pero eso ya pasó y ahora el blog es sólo mio y escribo en él lo que quiero.
Así que allá voy. Mi intención es la de escribir situaciones y vivencias personales relacionadas con mis hijos. De momento tengo una y espero que mi falta de constancia no se haga patente y pueda contar algunas más.
-Las estrellas-
Hace unos días, como otras tantas tardes, estaba trasteando con Andreu en la cocina. A él le gusta subirse a una silla, ponerse a la altura del banco y ayudarme a hacer cosas. Un día hacemos pan y se amasa uno pequeñito, otro día corta los restos y pieles de las verduras que estoy preparando, añade sal o aceite a las cosas, exprime naranjas o echa los ingredientes en la thermomix, etc. Lo pasa en grande (aunque he de deciros que el ruido de la thermomix no le gusta nada).
No recuerdo muy bien cómo comenzó la conversación pero me preguntó, como ya había hecho en otras ocasiones por su iaio Pepe. El caso es que en esta ocasión, no sé muy bien porqué, estaba especialmente interesado por saber dónde estaba. Andreu, por desgracia, no conoció a su iaio Pepe ya que murió unos años antes de que él naciera. Le dije, como lo había hecho antes, que su iaio Pepe estaba en una estrella, que se puso malito y murió y desde entonces estaba en una estrella. La primera vez me preguntó si tenía alas. Algo totalmente lógico en la maravillosa mente de un niño. Pensó, si está en una estrella, ha subido volando y si ha volado, evidentemente, tiene alas.
Como pude le expliqué que no hacían falta alas para subir a las estrellas cuando uno muere. En esa ocasión la cosa quedó ahí.
El otro día en la cocina, cuando volvió a interesarse por el asunto de la muerte, me pilló totalmente en fuera de juego. No supe qué decir y todavía se me iluminan los ojos al recordarlo. Volvió a insistir sobre el tema de estar en las estrellas. ¿y porqué se van allí?, ¿cómo suben? si los puedes ver, etc. Ya le había dicho en otras ocasiones que si mirabas las estrellas y cerrabas los ojos podías ver a la gente que quieres y que está allí. He de reconocer que no sé muy bien si mis explicaciones fueron acertadas o no o fueron un clásico entre las explicaciones a los hijos sobre la muerte, no lo sé. Creo que esto no te lo enseñan en ningún lado y actuas de la forma que crees más correcta.
El caso es que la última pregunta que Andreu hizo fue - y tu papi ¿te vas a ir a una estrella? A ver cómo os explico esto sin quede demasiado literario. Me dejó totalmente helado. Hoy, aún veo la cara de pena que puso cuando le dije que sí, que yo también iría a una estrella...- Pero papi, yo no quiero que tú te vayas a una estrella. Y, de verdad, casi se puso a llorar. Y yo también.
No supe qué hacer ni qué decir. Después lloré (un poco sólo, eh?), sin que me viera, pensando en la cantidad de amor incondicional que tus hijos pueden darte.
Como he comentado, la mente de un niño es maravillosa y también de una lógica aplastante. Nadie desea que se vaya a una estrella alguien que quieres.
Recordando esto, me vinieron a la memoria algunos pasajes de El Principito, de la relación de los niños con los adultos, de la incompresión de éstos y del viaje que emprende. Y pensé que sería bonito, al igual que hizo El Principito de planeta en planeta, poder viajar de estrella en estrella y visitar a la gente que ya no está con nosotros.
A Pepe y su estrella
A Mª José y Ana

sábado, 13 de noviembre de 2010

¿Qué tienes debajo del sombrero?

El año pasado, cursando la asignatura "Actividades Creativas en Educación Especial", pasé por alto unas alusiones a este estupendo documental producido por Julio Medem.
Hace pocos días hablando con unos amigos y compañeros apareció en la conversación, con motivo de su emisión en La Noche Temática y, esta vez sí, despertó mi curiosidad.
El fabuloso universo de la red me ofreció, evidentemente, la oportunidad de tenerlo en mi PC y verlo en pocas horas.
El documental narra la vida de la artista Judiht Scott, una mujer sorda con Síndrome de Down que, después de varías décadas viviendo en una institución, se convierte en una escultora reconocida que logra despertar el interés de la crítica y exponer sus esculturas en grandes museos de diferentes ciudades. Judy desarrolla su trabajo en el Creative Growth Art Center de California, el centro al que acudió de la mano de su hermana gemela tras rescatarla de la institución.
Me parece muy interesante la propuesta de trabajo que ofrecen en el Creative Growth proponiendo las artes plásticas no como una herramienta terapéutica (que indudablemente pueden cumplir ese papel) sino con el ánimo de mostrar la capacidad creadora de las personas que allí trabajan integrando y normalizando sus creaciones como lo que son, arte. Arte outsider según le denominan en la peli. Para mí arte profundo, sincero, outsider también, arte en definitiva.
No dejéis de verlo si tenéis oportunidad, vale la pena.